Bienaventurado el hombre que me oye, Velando á mis puertas cada día, Guardando los umbrales de mis entradas. Proverbios 8.34
Leitura diária na versão Rayana Valera - Espanhol


1 Samuel 18
1 Samuel 19
Marcos 13

1 Samuel 18


1
Y ASI que él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonathán fué ligada con la de David, y amólo Jonathán como á su alma.
2
Y Saúl le tomó aquel día, y no le dejó volver á casa de su padre.
3
E hicieron alianza Jonathán y David, porque él le amaba como á su alma.
4
Y Jonathán se desnudó la ropa que tenía sobre sí, y dióla á David, y otras ropas suyas, hasta su espada, y su arco, y su talabarte.
5
Y salía David á donde quiera que Saúl le enviaba, y portábase prudentemente. Hízolo por tanto Saúl capitán de gente de guerra, y era acepto en los ojos de todo el pueblo, y en los ojos de los criados de Saúl.
6
Y aconteció que como volvían ellos, cuando David tornó de matar al Filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel cantando, y con danzas, con tamboriles, y con alegrías y sonajas, á recibir al rey Saúl.
7
Y cantaban las mujeres que danzaba, y decían: Saúl hirió sus miles, Y David sus diez miles.
8
Y enojóse Saúl en gran manera, y desagradó esta palabra en sus ojos, y dijo: A David dieron diez miles, y á mí miles no le falta más que el reino.
9
Y desde aquel día Saúl miró de través á David.
10
Otro día aconteció que el espíritu malo de parte de Dios tomó á Saúl, y mostrábase en su casa con trasportes de profeta: y David tañía con su mano como los otros días y estaba una lanza á mano de Saúl.
11
Y arrojó Saúl la lanza, diciendo: Enclavaré á David en la pared. Y dos veces se apartó de él David.
12
Mas Saúl se temía de David por cuanto Jehová era con él, y se había apartado de Saúl.
13
Apartólo pues Saúl de sí, é hízole capitán de mil y salía y entraba delante del pueblo.
14
Y David se conducía prudentemente en todos sus negocios, y Jehová era con él.
15
Y viendo Saúl que se portaba tan prudentemente, temíase de él.
16
Mas todo Israel y Judá amaba á David, porque él salía y entraba delante de ellos.
17
Y dijo Saúl á David: He aquí yo te daré á Merab mi hija mayor por mujer: solamente que me seas hombre valiente, y hagas las guerras de Jehová. Mas Saúl decía: No será mi mano contra él, mas la mano de los Filisteos será contra él.
18
Y David respondió á Saúl: ¿Quién soy yo, ó qué es mi vida, ó la familia de mi padre en Israel, para ser yerno del rey?
19
Y venido el tiempo en que Merab, hija de Saúl, se había de dar á David, fué dada por mujer á Adriel Meholatita.
20
Mas Michâl la otra hija de Saúl amaba á David y fué dicho á Saúl, lo cual plugo en sus ojos.
21
Y Saúl dijo: Yo se la daré, para que le sea por lazo, y para que la mano de los Filisteos sea contra él. Dijo pues Saúl á David: Con la otra serás mi yerno hoy.
22
Y mandó Saúl á sus criados: Hablad en secreto á David, diciéndole: He aquí, el rey te ama, y todos sus criados te quieren bien sé pues yerno del rey.
23
Y los criados de Saúl hablaron estas palabras á los oídos de David. Y David dijo: ¿Paréceos á vosotros que es poco ser yerno del rey, siendo yo un hombre pobre y de ninguna estima?
24
Y los criados de Saúl le dieron la respuesta diciendo: Tales palabras ha dicho David.
25
Y Saúl dijo: Decid así á David: No está el contentamiento del rey en el dote, sino en cien prepucios de Filisteos, para que sea tomada venganza de los enemigos del rey. Mas Saúl pensaba echar á David en manos de los Filisteos.
26
Y como sus criados declararon á David estas palabras, plugo la cosa en los ojos de David, para ser yerno del rey. Y como el plazo no era aún cumplido,
27
Levantóse David, y partióse con su gente, é hirió doscientos hombres de los Filisteos y trajo David los prepucios de ellos, y entregáronlos todos al rey, para que él fuese hecho yerno del rey. Y Saúl le dió á su hija Michâl por mujer.
28
Pero Saúl, viendo y considerando que Jehová era con David, y que su hija Michâl lo amaba,
29
Temióse más de David y fué Saúl enemigo de David todos los días.
30
Y salían los príncipes de los Filisteos y como ellos salían, portábase David más prudentemente que todos los siervos de Saúl: y era su nombre muy ilustre.

topo

1 Samuel 19


1
Y HABLO Saúl á Jonathán su hijo, y á todos sus criados, para que matasen á David mas Jonathán hijo de Saúl amaba á David en gran manera.
2
Y dió aviso á David, diciendo: Saúl mi padre procura matarte por tanto mira ahora por ti hasta la mañana, y estáte en paraje oculto, y escóndete:
3
Y yo saldré y estaré junto á mi padre en el campo donde estuvieres: y hablaré de ti á mi padre, y te haré saber lo que notare.
4
Y Jonathán habló bien de David á Saúl su padre, y díjole: No peque el rey contra su siervo David, pues que ninguna cosa ha cometido contra ti: antes sus obras te han sido muy buenas
5
Porque él puso su alma en su palma, é hirió al Filisteo, y Jehová hizo una gran salud á todo Israel. Tú lo viste, y te holgaste: ¿por qué pues pecarás contra la sangre inocente, matando á David sin causa?
6
Y oyendo Saúl la voz de Jonathán, juró: Vive Jehová, que no morirá.
7
Llamando entonces Jonathán á David, declaróle todas estas palabras y él mismo presentó á David á Saúl, y estuvo delante de él como antes.
8
Y tornó á hacerse guerra: y salió David y peleó contra los Filisteos, é hiriólos con grande estrago, y huyeron delante de él.
9
Y el espíritu malo de parte de Jehová fué sobre Saúl: y estando sentado en su casa tenía una lanza á mano, mientras David estaba tañendo con su mano.
10
Y Saúl procuró enclavar á David con la lanza en la pared mas él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared y David huyó, y escapóse aquella noche.
11
Saúl envió luego mensajeros á casa de David para que lo guardasen, y lo matasen á la mañana. Mas Michâl su mujer lo descubrió á David, diciendo: Si no salvares tu vida esta noche, mañana serás muerto.
12
Y descolgó Michâl á David por una ventana y él se fué, y huyó, y escapóse.
13
Tomó luego Michâl una estatua, y púsola sobre la cama, y acomodóle por cabecera una almohada de pelos de cabra, y cubrióla con una ropa.
14
Y cuando Saúl envió mensajeros que tomasen á David, ella respondió: Está enfermo.
15
Y tornó Saúl á enviar mensajeros para que viesen á David, diciendo: Traédmelo en la cama para que lo mate.
16
Y como los mensajeros entraron, he aquí la estatua estaba en la cama, y una almohada de pelos de cabra por cabecera.
17
Entonces Saúl dijo á Michâl: ¿Por qué me has así engañado, y has dejado escapar á mi enemigo? Y Michâl respondió á Saúl: Porque él me dijo: Déjame ir si no, yo te mataré.
18
Huyó pues David, y escapóse, y vino á Samuel en Rama, y díjole todo lo que Saúl había hecho con él. Y fuéronse él y Samuel, y moraron en Najoth.
19
Y fué dado aviso á Saúl, diciendo: He aquí que David está en Najoth en Rama.
20
Y envió Saúl mensajeros que trajesen á David, los cuales vieron una compañía de profetas que profetizaban, y á Samuel que estaba allí, y los presidía. Y fué el espíritu de Dios sobre los mensajeros de Saúl, y ellos también profetizaron.
21
Y hecho que fué saber á Saúl, él envió otros mensajeros, los cuales también profetizaron. Y Saúl volvió á enviar por tercera vez mensajeros, y ellos también profetizaron.
22
Entonces él mismo vino á Rama y llegando al pozo grande que está en Sochô, preguntó diciendo: ¿Dónde están Samuel y David? Y fuéle respondido: He aquí están en Najoth en Rama.
23
Y fué allá á Najoth en Rama y también vino sobre él el espíritu de Dios, é iba profetizando, hasta que llegó á Najoth en Rama.
24
Y él también se desnudó sus vestidos, y profetizó igualmente delante de Samuel, y cayó desnudo todo aquel día y toda aquella noche. De aquí se dijo: ¿También Saúl entre los profetas?

topo

Marcos 13


1
Y SALIENDO del templo, le dice uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios.
2
Y Jesús respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada.
3
Y sentándose en el monte de las Olivas delante del templo, le preguntaron aparte Pedro y Jacobo y Juan y Andrés:
4
Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿y qué señal habrá cuando todas estas cosas han de cumplirse?
5
Y Jesús respondiéndoles, comenzó á decir: Mirad, que nadie os engañe
6
Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo y engañaran á muchos.
7
Mas cuando oyereis de guerras y de rumores de guerras no os turbéis, porque conviene hacerse así mas aun no será el fin.
8
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos principios de dolores serán estos.
9
Mas vosotros mirad por vosotros: porque os entregarán en los concilios, y en sinagogas seréis azotados: y delante de presidentes y de reyes seréis llamados por causa de mí, en testimonio á ellos.
10
Y á todas las gentes conviene que el evangelio sea predicado antes.
11
Y cuando os trajeren para entregaros, no premeditéis qué habéis de decir, ni lo penséis: mas lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.
12
Y entregará á la muerte el hermano al hermano, y el padre al hijo: y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán.
13
Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre: mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo.
14
Empero cuando viereis la abominación de asolamiento, que fué dicha por el profeta Daniel, que estará donde no debe (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan á los montes
15
Y el que esté sobre el terrado, no descienda á la casa, ni entre para tomar algo de su casa
16
Y el que estuviere en el campo, no vuelva atrás á tomar su capa.
17
Mas ¡ay de las preñadas, y de las que criaren en aquellos días!
18
Orad pues, que no acontezca vuestra huída en invierno.
19
Porque aquellos días serán de aflicción, cual nunca fué desde el principio de la creación que crió Dios, hasta este tiempo, ni será.
20
Y si el Señor no hubiese abreviado aquellos días, ninguna carne se salvaría mas por causa de los escogidos que él escogió, abrevió aquellos días.
21
Y entonces si alguno os dijere: He aquí, aquí está el Cristo ó, He aquí, allí está, no le creáis.
22
Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y darán señales y prodigios, para engañar, si se pudiese hacer, aun á los escogidos.
23
Mas vosotros mirad os lo he dicho antes todo.
24
Empero en aquellos días, después de aquella aflicción, el sol se obscurecerá, y la luna no dará su resplandor
25
Y las estrellas caerán del cielo, y las virtudes que están en los cielos serán conmovidas
26
Y entonces verán al Hijo del hombre, que vendrá en las nubes con mucha potestad y gloria.
27
Y entonces enviará sus ángeles, y juntará sus escogidos de los cuatro vientos, desde el cabo de la tierra hasta el cabo del cielo.
28
De la higuera aprended la semejanza: Cuando su rama ya se enternece, y brota hojas, conocéis que el verano está cerca:
29
Así también vosotros, cuando viereis hacerse estas cosas, conoced que está cerca, á las puertas.
30
De cierto os digo que no pasará esta generación, que todas estas cosas no sean hechas.
31
El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán.
32
Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.
33
Mirad, velad y orad: porque no sabéis cuándo será el tiempo.
34
Como el hombre que partiéndose lejos, dejó su casa, y dió facultad á sus siervos, y á cada uno su obra, y al portero mandó que velase:
35
Velad pues, porque no sabéis cuándo el señor de la casa vendrá si á la tarde, ó á la media noche, ó al canto del gallo, ó á la mañana
36
Porque cuando viniere de repente, no os halle durmiendo.
37
Y las cosas que á vosotros digo, á todos las dijo: Velad.

topo
Participe da nossa comunidade
Facebook
Twitter