Por las cuales nos son dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas fueseis hechos participantes de la naturaleza divina, habiendo huído de la corrupción que está en el mundo por concupiscencia. 2 Pedro 1.4
Webmaster
Únete a nuestra comunidad
Facebook
Twitter