Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado: Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Salmo 51.17
2 tesalonicenses
Join our community
Facebook
Twitter